Más de 70 mujeres indígenas de las Américas construyen propuestas para enfrentar las violencias

  • - Lideresas indígenas visibilizan y abordan las violencias digitales, sexuales y las que atentan contra su diversidad de orientaciones sexuales y de género. 
  • - El círculo de diálogos es un espacio permite sanar, aprender y construir desde la colectividad.

ECMIA, julio, 2022.- A fin de prevenir y frenar la ola de violencias, el Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las Américas (ECMIA) y Chirapaq-Centro de Culturas Indígenas del Perú organizaron la segunda edición del Círculo de diálogos entre mujeres y juventudes indígenas diversas para prevenir y erradicar violencias invisibilizadas. Este espacio contó con la participación de 75 jóvenes y mujeres indígenas de más de 43 pueblos originarios de las Américas, quienes pudieron aprender y construir recomendaciones desde la colectividad. 

Durante las tres sesiones se abordaron temas sobre violencias en el mundo digital, violencias sexuales y aquellas que han sido vividas desde la diversidad de orientaciones sexuales e identidades de género indígenas. El círculo de diálogos surgió como un espacio colectivo, seguro, solidario y de escucha activa, en el que las mujeres indígenas pueden contar sus testimonios y sentirse abrazadas por sus compañeras pese a la virtualidad.

  • Violencias en el contexto digital
  • El entorno digital se ha convertido en un espacio donde se intensifica el odio, la discriminación y otros tipos de violencias. Las mujeres indígenas no son ajenas a estas vulneraciones y están expuestas constantemente a comentarios racistas y machistas que limitan sus derechos. El ciberacoso, la difamación, el robo de identidad y la etnopornografía son algunas de estas violencias digitales que experimentan cada vez con más frecuencia las mujeres indígenas.
    • Violencias sexuales                                                                                                                                                             
    • En tanto las múltiples expresiones de violencias sexuales, se denunció el chineo, que abusa y viola a niñas, jóvenes y mujeres indígenas y que no constituye una práctica cultural indígena, sino colonial y racista. “De la misma forma en que invaden nuestros territorios lo hacen con nuestros cuerpos, estas violencias no deben ser justificadas por ninguna razón. Los Estados y líderes indígenas deben garantizar nuestra seguridad y derechos”, así concluyeron las mujeres indígenas en el segundo espacio de diálogo.

TAMAÑO PARA LA WEB CIRCULO

  • Violencias contra las diversidades sexuales 
  • Al abordar este tema,  se evidenció la apertura y urgencia de tratar las violencias desde  la diversidad de orientaciones sexuales e identidades de género, invisibilizadas en los pueblos indígenas. Estas violencias muchas veces provocan migraciones forzadas desde las comunidades y con frecuencia conllevan a enfrentar más violencias, como las sexuales.

“La dualidad no tiene que ser heterosexualidad, tiene que ver con el equilibrio y la complementariedad de nuestras energías. Es clave recuperar y visibilizar la historia sobre la diversidad de identidades de género ancestrales que siempre han existido”,  concluyeron las jóvenes y mujeres indígenas participantes. 

En el cierre del círculo de diálogos, la coordinadora continental del ECMIA, Tarcila Rivera Zea, reflexionó que estos espacios representan liberación para las mujeres indígenas, pues en voz alta se dicen qué les pasa, qué les duele y qué les gustaría que cambie en los diversos contextos donde participan. La lideresa quechua destacó que la diversidad nunca debe ser escondida ni culpabilizada. 

  • Recomendaciones 
  • Durante las tres sesiones, las mayoras y jóvenes indígenas construyeron colectivamente recomendaciones y acciones pertinentes para prevenir y revertir la ola de  violencias que enfrentan en sus comunidades y en los entornos digitales.
  • - Desarrollar alianzas solidarias que ayuden a romper el silencio y acompañen a las víctimas de manera permanente.
  • - Promover herramientas de fortalecimiento de las identidades y del autoestima.
    • - Enseñar diversos mecanismos que permitan alcanzar independencia económica.                                                                           
    • -  Fomentar espacios intergeneracionales en las comunidades indígenas donde se dialoguen sobre las violencias.
    • - Promocionar espacios de sanación terapéutica indígena para fortalecer el equilibrio, así como la  armonía emocional y espiritual.

Defensora wayuu requiere apoyo para un tratamiento oncológico adecuado en Venezuela

Los indígenas usualmente no contamos con posibilidades de tener acceso y derecho a la vida cuando luchamos contra una enfermedad de alto riesgo

ECMIA, julio, 2022.- Luchar para vivir no es una frase ajena para Librada Pocaterra, mujer indígena wayuu de 58 años que ha dedicado su vida a luchar colectivamente por el reconocimiento de los derechos de la niñez y juventud indígena en Venezuela y en nuestro continente.

Librada desde sus 18 años ha enfrentado con un sinfín de batallas y desafíos para formar una generación que sienta orgullo de su identidad indígena. Su activismo desde la Red de Mujeres Wayuu de Venezuela, Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las Américas y otros espacios es reconocido por las mujeres y juventudes indígenas de todo el mundo.

Siempre ha alzado su voz para defender los derechos indígenas, sin embargo, hoy no tiene muchas fuerzas, pues desde el año pasado viene luchando contra un enemigo invasivo: cáncer, que amenaza con arrebatarle su vida y sueños.

Los indígenas usualmente no contamos con posibilidades de tener acceso y derecho a la vida cuando luchamos contra una enfermedad de alto riesgo”, revela la defensora wayuu que se vio obligada a salir de su localidad para buscar tratamiento pertinente que le ayude a contrarrestar el cáncer, pero lamentablemente el sistema de salud es frágil y existe escasez de medicamentos y tratamientos. Estos factores impiden que los pacientes oncológicos cuenten con una atención digna.

TAMAÑO PARA LA WEB librada

“Es duro no acceder a medicamentos de alto costo”, reflexiona Librada, quien aún en medio de este proceso no pierde la esperanza de ganar esta ardua y dura batalla, pues asegura que aún tiene que trabajar con la infancia, niñez y juventud indígena para así garantizar la continuidad de los pueblos originarios.

La lideresa indígena wayuu cuenta contigo, súmate a la campaña #JuntasPorLibrada. Toda contribución económica ayudará a que tenga un mejor acceso a los tratamientos y continúe en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas.

Conoce cómo ayudar aquí

FORMAS DE AYUDAR JUNTASPORLIBRADS

 

 

Mujeres indígenas de las Américas generan propuestas de justicia económica

El “Encuentro de Mujeres Indígenas de las Américas generando propuestas de Justicia Económica” organizado por ECMIA y CHIRAPAQ se llevó a cabo del 24 al 26 de marzo en la Ciudad de Antigua, Guatemala.

ECMIA, abril, 2022.-  Alrededor de 35 mujeres y jóvenes indígenas de 15 países y 27 pueblos originarios de las Américas se congregaron en Guatemala para intercambiar aprendizajes, visiones y experiencias relacionadas a autonomía económica y desarrollo de propuestas para revertir la exclusión y desigualdad. Desde este espacio de formación, se reflexionó sobre las barreras y dificultades para lograr o acceder a la justicia económica.

“Ha sido un momento para reflexionar y poner en valor todo lo que las mujeres indígenas desarrollamos para resolver los problemas de sustento en los hogares, pero también para generar economías sostenibles”, señaló Tarcila Rivera Zea, coordinadora continental del Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las Américas (ECMIA) al concluir el encuentro.

Desde ECMIA y CHIRAPAQ, organización que asume la Coordinación Continental actualmente, se identificó la necesidad de reflexionar sobre lo que se entiende respecto a pueblos y mujeres indígenas en torno a la economía. Es así que surge el proceso “Concibiendo la Justicia Económica para las Mujeres Indígenas de las Américas” que involucró un proceso formativo, el desarrollo de un estudio y la realización del “Encuentro de Mujeres Indígenas de las Américas generando propuestas de Justicia Económica”.

“Este proceso de aprendizaje contribuye a mi formación individual y también es algo que compartiré con mis hermanos y hermanas en Honduras. Para mí la justicia económica es el buen vivir, disfrutar lo que hacemos, significa crecimiento de nuestras tribus, pueblos y comunidades”, comentó Sandra Cristibel Córdova, joven lideresa del pueblo Tolupan, Confederación de Pueblos Autóctonos de Honduras (CONPAH).

Durante el encuentro realizado en Antigua, Guatemala; las mujeres y jóvenes indígenas reflexionaron en torno al significado de justicia económica, la inclusión financiera y derechos económicos. Asimismo, pudieron desarrollar trabajos y compartir experiencias de aprendizajes grupales desde proyectos de finanzas solidarias e iniciativas económicas de mujeres indígenas.

“Para mí ha sido importante este espacio, he aprendido sobre los grandes proyectos e iniciativas que tienen otras hermanas y hermanos, y que voy a poder compartir en mi comunidad y las más de 130 comunidades yaneshas en Junín (Perú)”, Jesusa Colina Sebastián, pueblo Yanesha, FECONAYA.

Este espacio también permitió que juntas puedan construir una hoja de ruta de incidencia en Justicia Económica, así como validar el diagnóstico acerca de la justicia económica desde la perspectiva de las mujeres lideresas del ECMIA.

“Creo que venimos de diferentes lugares, tenemos diferentes historias y culturas. Por ello, es importante conectarnos entre nosotras y ver lo que está sucediendo con nuestras hermanas, cómo lo están enfrentando y de qué manera podemos ayudar. Integrarnos y comunicarnos es lo que nos permitirá volver a tener el lugar que teníamos en la sociedad”, Kaleena Halmai, lideresa del pueblo Plains Cree, Native Women's Association of Canada (NWAC).

Mediante el fortalecimiento de sus capacidades y la inclusión de la perspectiva económica en la agenda indígena, se logra también que se involucren en espacios de diálogo y de toma de decisiones sobre política económica y de desarrollo a nivel regional, nacional y local, llevando propuestas y recomendaciones claras para los actores claves que identifiquemos.

Al cierre del espacio las lideresas participantes se comprometieron a desarrollar diversas acciones para el fortalecimiento de capacidades en torno a la justicia económica. Además, desde el ECMIA se continuarán fomentando los espacios de fortalecimiento de capacidades y de intercambio en torno a justicia económica que contribuyan a la autonomía de las jóvenes y mujeres indígenas.

El encuentro fue organizado por ECMIA y CHIRAPAQ, y contó con el apoyo de organizaciones locales en Guatemala, como la COMAM y CONAVIGUA que agrupan mujeres y jóvenes indígenas en este país.

Dato: A partir del año 1995, en los Encuentros Continentales de las Mujeres Indígenas de las Américas han resaltado diversos aspectos relacionados a las mujeres indígenas en la economía, las barreras, dificultades y discriminación; así como la relación con propuestas sostenibles a partir de la cosmovisión y economías propias.

Mujeres indígenas de las Américas repudian violencia cometida por fuerzas del orden en Colombia

Foto: PAX Noticias

Niña embera sufre violencia sexual a mano de siete militares en Colombia en pleno estado de emergencia.

Una niña indígena de 13 años, perteneciente al pueblo embera de Colombia, fue secuestrada y abusada sexualmente por siete militares cuando estaba recogiendo frutas cerca de un campamento militar en el Resguardo Gito do Kabu en el departamento de Risaralda. Ante la denuncia, los militares fueron detenidos y entregados a la fiscalía, ante la que han admitido el hecho.

Aida Quilcué Vivas, Consejera de Derechos Humanos de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), integrante del Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las Américas (ECMIA), señaló que este hecho es una manifestación de un problema estructural. “No es un tema aislado, es un tema estructural, es una doctrina de la Fuerza Pública que debe ser desmantelada en bien de la paz y de Colombia y que esa forma de mirarnos de manera xenofóbica se elimine en el país”, declaró.

El abuso de las fuerzas del orden trasciende el hecho por ser un problema sistémico que, amparándose en el racismo y la discriminación, ha impactado en la vida de las mujeres indígenas de las Américas, del norte, el centro y el sur del continente a lo largo de la historia y que pone en riesgo su salud y su seguridad.

Frente a esta situación, la Coordinadora Continental del ECMIA, Tarcila Rivera Zea, declaró que los militares tienen el deber de resguardar la vida de las personas y no lo contrario. “Nos pronunciamos con indignación y dolor las mujeres y los pueblos indígenas porque las fuerzas militares, que son un aparato del Estado, están creadas para defender vidas”, indicó.

La Coordinadora Continental explicó la necesidad de contar con personas comprometidas y justas el servicio que le brindan al pueblo. “Necesitamos militares y funcionarios que sean realmente responsables de los cargos que asumen. No podemos permitir que entidades que deben velar por nosotras sean perpetradores en la violación de nuestros derechos humanos fundamentales”, comentó.

Actualmente, los militares que perpetraron el crimen esperan su sentencia y las mujeres indígenas de las Américas exigimos justicia, sumándonos a la Coordinadora del ECMIA Sur, Melania Canales Poma, quien ha exigido una investigación profunda e imparcial de los hechos, así como una sanción a los culpables.

El ECMIA en su informe “Mujeres indígenas frente a la pandemia del COVID-19” recomendó a los Estados de las Américas fiscalizar las acciones de las fuerzas militares y policiales al momento de hacer cumplir las medidas contra el COVID-19 con pueblos indígenas, en especial con mujeres indígenas, para poner fin a todas las formas de represión y violencias y garantizar un trato digno. Por ello, exigimos que se retome esta recomendación para evitar más casos de violencia contra las mujeres perpetrada por las fuerzas del orden en los diferentes pueblos indígenas de nuestro continente.